Archivo de la etiqueta: Luoyang

Festival de la peonía de Luoyang

Los preparativos del Festival de la flor del melocotón me hicieron recordar la vez que visité Luoyang durante el Festival de la peonía.

Fue justo en abril de hace tres años. Un amigo chino me invitó a pasar el fin de semana en Luoyang, su hermana se casaba y le daba pereza ir solo, así que pensé que podía ser una buena ocasión para visitar de nuevo las Grutas de Longmen, esta vez con más tiempo (la otra vez había ido con una excursión de la universidad, un fin de semana, y nos dieron hora y media para visitar un complejo de cuevas que abarca un valle entero).

Justo por esas fechas se celebraba en Luoyang el  Festival de la peonía. Yo no lo sabía por aquellas fechas, pero googleando un poco acabo de descubrir que Luoyang es el primer cultivador mundial de peonías. Doy fe de ello, la ciudad estaba repleta de jardines con dicha flor.

Lo que tampoco sabía al partir hacia Luoyang, es que la boda a la que iba asistir no era una boda normal y corriente, entendiendo por corriente una boda celebrada junto a familiares, amigos y poco más… Resulta que la hermana de mi amigo era la tercera vez que se casaba, y los padres, cansados de tirar el dinero en celebraciones nupciales, habían decidido que esta vez la hija se casara en una de las bodas en grupo que se celebraban en la ciudad coincidiendo con el Festival de la peonía (se ve que las venden así en pack, y son más baratitas). Abajo, la boda en grupo en cuestión:

La ceremonia duraba todo un día y tenía varias partes. La primera de ellas consistía en un paseíllo de todas las parejas por una alfombra roja, pasando por debajo del arco del amor. Acto seguido tenían que saltar una especie de sillín de caballo que había en medio de la alfombra (me explicaron su simbología, pero ya no me acuerdo cuál era).

Tras el desfile por la alfombra roja, hora de la foto en grupo.

Para posteriormente dar por finalizada la parte matutina de la boda quemando todos los petardos y fuegos artificiales que habían encontrado en la provincia:

Yo pensaba que la hora de la comida iba a ser el momento de reunión familiar, pero no, al banquete de boda sólo podían asistir las parejas participantes en la multitudinaria celebración (los familiares no formaban parte del pack de boda).

Así que nos fuimos a comer por nuestra cuenta, y por la tarde acudimos de nuevo al parque para asistir a la última parte de la boda: el paseo en palanquín de la novia, seguida por el novio a caballo. Esta fue sin duda mi parte favorita, primero, porque no incluía petardos ni fuegos artificiales, y segundo…

… porque podías hacerte una foto con Mickey y Minnie Mouse mientras simulaban llevarte en el palanquín. FAN.

Después de la foto con los ratoncillos le tocaba el turno a los novios.

Muy fan también de la pose hierática del nuevo cuñado de mi amigo. No hay foto en la que no salga con esa expresión, con su mirada fijada en el infinito y más allá.

Tras del paseíllo en palanquín, y puesto que no tenían intención de ver a 85 parejas más dando el mismo voltio a caballo (al final se hacía un poco cansino lo de la boda en grupo), me fui a dar un paseo por el parque y así evadirme un poco de tanto amor.

Pero no fue tarea fácil, parece ser que durante el Festival de la peonía todo el mundo va a casarse a Luoyang.

Todos casados, todos felices.

Anuncios